domingo

CUENTOS POPULARES DE CHILE


LAS TRES MENTIRAS


Un capesino, al morir, dejó por toda herencia a los tres hijos que tenía la cantidad de trescientos pesos. Los dos mayores que eran muy ambiciosos querían adueñarse de toda esa cantidad y a fin de quedarse con ella, propusieron al menor dejar enterrada la plata, y salir de viaje en busca de aventuras. El viaje duraría un año, y al término, el poseedor sería aquel que al volver contara la mentira más grande. Aceptada la proposición salieron a la aventura.
Al año justo se juntaron los tres hermanos en el mismo punto, en que habían enterrado el dinero y después de abrazarse, comenzaron a contar sus andanzas.
- Yo, dijo el mayor, he trabajado durante todo el año en una chacra. Y una vez planté una semilla de garbanzo, que creció tanto, que llegó hasta el cielo.
-¡Qué grande es esta mentira! - dijeron los otros dos -.
- Ahora dí la tuya, hermano- dijo el mayor al segundo de ellos-.
- Yo- dijo éste- estuve trabajando en una hilandería, y torcí en una ocasión un hilo tan largo, tan largo, que mientras yo lo tenía de una punta, la otra llegaba al cielo.
- Bien grande es esta mentira- dijeron los otros dos-. A ti hermanito te toca ahora, decir la tuya.
- Yo -dijo el menor- no trabajé en nada fijo, sino en lo que me tocaba, hacía de todo. Una noche que venía por un camino muy solo, me puse a torcer un cigarro, y cuando quise encenderlo, me encontré que no tenía fósforos, y mientras tanto, tenía muchas ganas de fumar... ¿Qué hice entonces ? Divisé una luz en la luna, y subí hasta ella a encender mi cigarro.
-Y...¿por dónde subiste?
-Y...¿por dónde bajaste?
-Por el garbanzo que tú plantaste.
La pequeña fortuna del padre le correspondió al hermano menor, que era el menos ambicioso, y que ni siquiera se había preocupado en todo el año en urdir una mentira.



Publicar un comentario en la entrada
 
Elegant de BlogMundi